El coaching en la danza y el ballet

Publicado hace 4 mins por Body Ballet

Sea su propio mentor, coach, esponsorizador, maestro… y desde ahí podrá contratar verdaderos y honestos profesionales de cualquier disciplina, porque haberlos los hay. Los mejores profesionales no se dan bombo y platillo, simplemente son, y no prometen el cielo (en el pueblo de mi abuela había un cura, en los años 50, que vendía “parcelas del cielo” a los feligreses de la parroquia).

© Rosetta Forner. Coach, entrenadora de PNL, escritora.

Si usted se decide a ejercitar sus capacidades maravillosas de análisis, discernimiento, sentido común, responsabilidad, amor, esfuerzo y alma, a buen seguro sabrá distinguir lo falso de lo bueno. Es como la metáfora de la piedra preciosa, que narraré a continuación.

“Érase una vez una gran maestra a la que un aprendiz de maestro acusaba de charlatanería y psicología baratas. Ante tales acusaciones, la gran maestra, como única respuesta, rebuscó en sus bolsillos y sacó una bolsita de tela de la cual extrajo una piedra preciosa. Entregándosela al aprendiz de maestro, le dijo: “Ve a aquellos bazares y pide que te ofrezcan cien monedas de oro por ella.”

El aprendiz fue a los bazares y, enseñando la piedra preciosa, pidió que le dieran cien monedas de oro. Los comerciantes se rieron ante semejante osadía. El aprendiz de maestro regresó junto a la gran maestra y le relató lo que había sucedido.

La gran maestra le comentó: “Ahora ve a aquella joyería de la esquina y muestra la piedra.” El aprendiz fue y, al enseñársela al joyero, éste, sin darle tiempo a nada, le ofreció cien monedas de oro. El aprendiz de maestro no salía de su asombro. Regresó rápidamente al lado de la gran maestra para decirle que ella tenía razón: alguien le había ofrecido cien monedas de oro por la piedra. La gran maestra le respondió: “Para poder apreciar una piedra preciosa, hay que ser joyero. Sólo cuando seas un joyero podrás apreciar mis palabras.”

Ya sabe, sólo un joyero distingue los diamantes. Por consiguiente, si usted se considera joya, querrá un profesional joyero para que le ayude a evolucionar. Como puede ver, para ser coacheado por otro primero ha de aprender a ser su propio coach. En uno de mis libros ( Cuentos de hadas para aprender a vivir. Ed RBA), enseño una manera –a través de 21 arquetipos de hada/capacidades– de aprender a ser su propio y maravilloso coach.

Completo en www.danzaballet.com

Esfuerzo, paciencia, perseverancia y autoconocimiento son las claves.