Balanchine, ¿un estilo o una técnica?

Publicado hace 58 mins por Body Ballet
Etiquetas

Balanchine ciertamente no esta exento de controversias. Su manera de trabajar, ¿era una técnica o un estilo?

Al llegar a Estados Unidos desde Rusia, desarrolló una “técnica” -un método o un estilo- guiado por lo que esperaba ver de sus bailarines en el escenario. Trabajó con un sistema de entrenamiento ideado por él y utilizado en el New York City Ballet. Antes de su llegada a Estados Unidos no existía una tradición ni escuela de danza clásica. Es gracias a Balanchine que la escuela americana evolucionó y se transformó.

Para empezar, Balanchine no enfatizaba el bailar en clase. Por el contrario, para él la clase era puntualmente para entrenar a los estudiantes con el fin de bailar mejor, pero no para bailar. Su “estilo o técnica” requiere velocidad extrema, plié muy profundo, brazos y manos poco convencionales y énfasis en las líneas, especialmente en Décalé (posición del cuerpo donde éste se encuentra fuera de su centro.)

“La coreografía de Balanchine, dejó en claro, provino de la música, pero la capacidad de sus bailarines para bailar como él quería provino de sus clases”. Suki Schorer – bailarina y maestra.

George Balanchine instructing dancer Beryl Grey. Encyclopædia Britannica, Inc.

Las piruetas de En-deorhs a menudo se toman desde una cuarta posición de piernas, con la trasera estirada y el brazo delantero extendido, y en lugar de un plié en el momento de girar, es el brazo el que realiza un movimiento a modo de “anuncio” del giro. El Arabesque se realiza con la cadera abierta hacia el público mientras el brazo lateral está presionado hacia atrás, utilizando una espiral para crear la ilusión de una línea arabesca más larga y alta.

Esta manera de hacer los Arabesques y sobre todo los Arabesque penché es característica de la escuela rusa.

En la barra la cabeza se deja recta hacia adelante y los giros en el centro, casi siempre, se ubican al frente. “Cuando ves la esquina, croisé, solo veo la mitad de tu cara y la mitad de tu participación”, explica Suki Schorer. “Estando de frente se abre su cara, su pecho y su participación a la audiencia.”

Por otro lado, el deseo de Balanchine era que sus bailarines utilizaran más espacio en menos tiempo y así crear velocidad, altura, duración y una musicalidad sincopada. Su manera de bailar se centraba en la velocidad y la fuerza, mientras que el método Vaganova, por ejemplo, pone énfasis en la expresividad y amplitud de los movimientos.

Personalmente pienso que Vaganova es un método, una técnica con un plan de estudios muy sólido y lo de Balanchine es un estilo que se puede agregar a tu sólida técnica en cualquier momento. Hay que recordar que Balanchine se formó en la alta tradición de la Escuela Real de Ballet de San Petersburgo y fué coreógrafo de Serguéi Diághilev.

Balanchine es un estilo, no un método ni menos una técnica. Sus aportaciones se basan en sus própias coreografías y en la forma en que los bailarines tenían que moverse en sus ballets. Fué el primero que sacó al escenario bailarinas con ropa de clase y absorbió mucho del jazz tras sus trabajos en Broadway. Todo suma.

Hay grandes similitudes en los diferentes métodos, así como algunas diferencias, pero todos están construidos para entrenar a un bailarín clásico.

  • Vaganova Method, Russian Style
  • Bournonville Method, Danish Style
  • French Method
  • Cecchetti Method, Italian Style
  • Royal Academy of Dance Method, English Style

Todos son buenos y todos funcionan, si están bien enseñados. Lo importante es la calidad de la enseñanza.

Carolina de Pedro

George Balanchine (foreground). Photo: Nancy Lassalle / Eakins Press.