La relación entre deporte y autoestima

La relación entre deporte y autoestima o por qué ponerte en movimiento es bueno (también) para tu mente.

El deporte no es solo una cuestión física. De hecho, incluso podríamos decir que para muchas personas el aspecto físico es secundario cuando realizan ejercicio. En un momento en el que nos estamos dando cuenta (por fin) de que no solo hay un tipo de cuerpo al que aspirar y de que cuidar la salud mental debería ser lo más importante, cada vez más personas comienzan a entrenar con un objetivo claro: sentirse bien.

Por Ana Gándara para Vogue España (12 de octubre de 2021).

Revista Vogue España. Fotografía: Andrea Savall. Estilismo: Berta Álvarez

Y es que la autoestima, que tradicionalmente relacionamos -erróneamente- con el exterior, está íntimamente ligada con el entrenamiento, pero no porque éste nos haga más delgadas o tonificadas, sino por cómo nos hace sentir. “El deporte produce diferentes mecanismos beneficiosos para nuestra autoestima en el cerebro, más concretamente donde se controlan los estados de ánimo y la representación de nuestra imagen como personas. Eleva el estado anímico a través de la segregación de neurotransmisores relacionados con el bienestar, facilita sentirte feliz, tener pensamientos positivos, serenidad, reduce el estrés y hace que te contemples con más positividad”, confirma la psicóloga sanitaria Miriam Sanjuán Méndez, del Grupo Laberinto.

La cuestión es, además, que realizar deporte no solo mejora nuestra autoestima con la consecución de objetivos. Por ejemplo, aunque te hayas planteado perder 5 kilos, no tienes que esperar a conseguir esta meta para ver una mejoría: “Su práctica repetitiva hará que nos encontremos más fuertes, mejoremos nuestra composición y estructura corporales y reduzcamos los niveles de fatiga y estrés e incrementemos nuestra energía vital. De esa forma, conseguiremos regular nuestro estado de ánimo y, por lo tanto, sentirnos más fuertes y con más seguridad en nosotros mismos”, señala Eduardo Martín Muñoz, CCAFYDE especializado en entrenamiento funcional y control postural de del centro WOmum de Madrid. Coincide con esta idea la psicóloga de Grupo Laberinto, quien apunta que “uno de los motivos que dan sentido al vínculo existente entre deporte y autoestima tiene que ver con la evolución que observamos frente al espejo. Con el paso del tiempo, a medida que mejoramos la forma física, se produce una placentera sensación de satisfacción que nos alegra después de tanto esfuerzo. No obstante, no hace falta llegar al resultado deseado para comenzar a experimentar esas sensaciones agradables, ya que el deporte es un proceso, no un objetivo final”.

Artículo completo: www.vogue.es

Vogue España. Fotografía: Andrea Savall. Estilismo: Berta Álvarez.