Los beneficios de la música en personas con Alzheimer

Publicado hace 2 semanas por Body Ballet
Etiquetas

La española Marta Cinta era bailarina y murió en marzo de este año, pero su interpretación en silla de ruedas de “El Lago de los Cisnes” sigue sensibilizando. “La música tiene beneficios hasta el final de la vida”, le dijo Pepe Olmedo a Infobae, con quien compartió los videos de otros casos tan conmovedores.

Suena “El Lago de los Cisnes” de Piotr Ilich Tchaikovski y Marta Cinta mueve los brazos. Tiene 89 años y está sentada en su silla de ruedas. Emociona. El video se hizo viral, conmovió al mundo. Pero su su historia personal es poco conocida. Infobae habló con su musicoterapeuta -que está junto a ella en el video- para saber quién era esta mujer que padecía Alzheimer y a quien la música hacía revivir.

Pepe Olmedo contó que su nombre era Marta González -Cinta era el artístico-, que nació en España, vivió muchos años en Cuba y en los Estados Unidos -donde se destacó como bailarina clásica- y que tuvo una academia de ballet en Nueva York hasta que, en los últimos años de su vida, decidió seguir con las clases en su patria.

Marta murió en marzo de este año en el país que la vio nacer, mientras vivía en una residencia para mayores. Debido a que padecía Alzheimer, tenía importantes estados de tristeza y melancolía, hasta que una asociación sin fines de lucro -que fundó y dirige Pepe Olmedo- puso al alcance de los profesionales que la atendían una maravillosa herramienta: la música.

Al poco tiempo, Marta comenzó a mostrar notables mejoras en su ánimo y dejó de lado la nostalgia. Su musicoterapeuta descubrió que “El Lago de los Cisnes” había significado mucho para ella en su juventud, y que había un renacer en su cuerpo y en su mente cada vez que volvía a escuchar esa música.

El video que se hizo viral muestra su conmovedora reacción, mientras va recordando con precisión cada uno de los movimientos de la coreografía que incluye a sus miembros superiores y le da a entender a su musicoterapeuta que no podrá hacer los pasos con las puntas de sus pies, ya que está en silla de ruedas. Sin embargo, a los pocos instantes vuelve a levantar sus largos brazos, moviendo sus manos y su cabeza, para recrear la famosa muerte del cisne.

La bailarina Marta Cinta al escuchar “El Lago de los Cisnes” de Tchaikovski.

La interpretación de Marta Cinta que se hizo viral en las redes sociales y que invita a reflexionar sobre la importancia de la música en su tratamiento.

“Escuchar la música de su vida con unos auriculares, mejora el estado y calidad de vida de personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias”, afirma Olmedo desde el sitio de la Asociación Música para Despertar, explicando que las últimas áreas en desaparecer del cerebro de una persona con Alzheimer son las encargadas de la memoria musical y de la capacidad para sentir emociones. “Se muestran resultados positivos en la agitación y ansiedad de los participantes, mejoras en su calidad de vida, en su estado de ánimo, en sus recuerdos, en su estado físico y fisiológico, en su socialización; así como el efecto que se traspasa a familiares y trabajadores”, afirma.

“Los efectos hacen ‘despertar’ a la persona momentáneamente, parece que por instantes vuelve el movimiento coordinado, vuelven emociones intensas, vuelve un lenguaje más coherente, vuelven recuerdos de toda una vida y, lo más importante, vuelve el sentimiento de autonomía. Se sienten importantes, protagonistas y únicos y disfrutan de ese momento, su momento, aunque ya su vida tenga una dirección fija y difícil, el camino será lo más amoroso que se pueda, hasta el último de los suspiros”, asegura Olmedo

Artículo completo, aquí

Ilustración de la bailarina de ballet clásico Marta Cinta.