Ballet fitness de Mary Helen Bowers

Publicado hace 17 mins por Body Ballet

Ballet fitness, una disciplina que fortalece y alarga los músculos.

La bailarina Mary Helen Bowers, entrenadora de Natalie Portman para El Cisne Negro, es una de las encargadas de convertir esta danza clásica en un entrenamiento. “Quiero que todos mis clientes sientan el poder de la gracia, la fuerza y la posibilidad”, son palabras de Mary Helen Bowers, bailarina profesional y una de las responsables de que este arte se haya convertido en una alternativa más de entrenamiento para millones de personas, como la it girl Alexa Chung o el ángel de Victoria’s Secret, Candice Swanepoel.

La hazaña de Bowers se fundamenta en llevar al fitness una disciplina que cuesta años en dominar porque ¿quién no desea una definida anatomía de bailarina? Ella fue la entrenadora personal de Natalie Portman para la película El Cisne Negro, uno de los títulos que despertaron en el gran público el interés por este arte.

“Quiero que todos mis clientes sientan el poder de la gracia, la fuerza y la posibilidad” Mary Helen Bowers

Para que cualquiera con intención de mejorar su cuerpo pudiese hacerlo con las mallas puestas, desarrolló un método llamado Ballet Beautiful. En el se mezclan la faceta atlética y grácil del ballet clásico con ejercicios y entrenamientos que esculpen el cuerpo tonificado y estilizado de quienes tienen como profesión la danza.

Estiramientos, trabajo abdominal, de piernas y cardio son los fundamentos de esta adaptación de la que la propia Mary Helen dice que hay que practicar entre tres y cuatro veces a la semana para obtener resultados óptimos.

Perfecto para estilizar el cuerpo

Hace unas semanas, la top Miranda Kerr mostraba en su cuenta de Instagram cómo tomaba una de las sesiones de Ballet Beautiful antes de acudir a la gala de MET, una de las citas de moda más importantes de la temporada. Además de buscar la tonificación como preparación para una larga noche, el objetivo de la modelo podría ser también encontrar el balance antes de la exposición social y mediática.

“El ballet no solo tiene beneficios físicos ya que participan el cuerpo y la mente. Te ayuda a optimizar la memoria y mejorar el estado de ánimo, ya que por su componente cardiovascular hace que liberes endorfinas. Además, te ayuda a interactuar con diferentes personas y mejora tu energía sintiéndote más relajado”, indica María Alonso, Studio Manager en B3B Woman Studio, licenciada en Educación física y con una sólida formación en Ballet.

En el plano estrictamente corporal, este tipo de entrenamiento mejora las funciones motoras, incrementando agilidad, coordinación y equilibrio. “Ayuda a tonificar y fortalecer todo el cuerpo, sobre todo los músculos del tren inferior. También mejora la elasticidad, disminuyendo el riesgo de lesiones y ayuda a controlar la postura gracias al equilibrio entre la elasticidad y el tono”, añade María.

Sesión completa

Lo primero es comenzar con un calentamiento para mejorar el rendimiento de la clase y evitar lesiones. Es la parte en la que se realizan estiramientos suaves como el clásico de tendón de la corva, interior del muslo, apertura de cadera sentado y estiramiento de pie para las piernas.

Después se pasa a la barra donde se desarrollan ejercicios y movimientos básicos de ballet como los plies (flexiones de rodilla), battements tendus (extensión de pierna y empeines), grands battements (elevación de pierna sin mover la cadera) y developpés (flexión y estiramiento de la pierna en el aire). “La barra es imprescindible para mejorar la fuerza, la flexibilidad y la agilidad”, señala la experta que indica cómo esta secuencia fortalece cuádriceps, aductores, isquiotibiales, glúteos y gemelos.

Tras ellos comienza el trabajo del centro del cuerpo. “Se realizan varias combinaciones de ejercicios ejecutados en la barra, de manera fluida y en movimiento constante de brazos y cuerpo. Debido a la posición y movimiento del tren superior, se fortalecen los brazos, la espalda y el abdomen. Este último es importantísimo que siempre este activo para el control en la danza”, describe Alonso.

Casi perfecto

Debido a que su práctica exige fuerza, elasticidad y capacidad de resistencia, el ballet es una disciplina completa. “Si lo practicas todos los días estarías garantizando un cuerpo y una mente sanos”, comenta María. Sin embargo, ella recomienda completarlo con algún ejercicio más aeróbico como puede ser correr o montar en bicicleta si se necesita mejorar la capacidad cardiovascular.

“En B3B complementamos todos los beneficios que aporta el ballet con bicicleta, donde buscamos una mejora cardiovascular y acelerar el metabolismo y con boxeo, donde tonificamos principalmente el tren superior y liberamos stress en los golpeos al saco”, concluye.

Por Rocío Navarro Macías
lavanguardia.com

Ballet fitness de Mary Helen Bowers.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar