Brazos y manos en el ballet

Publicado hace 24 min por Body Ballet

Fluyendo por el brazo y el antebrazo hasta llegar a la mano.

Junto con el rostro, las manos y los brazos, son la parte más expresiva del cuerpo y forman parte del llamado centro de la expresión y del subcentro del detalle. El movimiento de las manos ofrece una composición junto con el rostro y el resto del cuerpo, que transmite emociones y sentimientos deuna persona, su estado de ánimo, a la vez que ideas o conceptos. El lenguaje de las manos y su contenido puede verse sintetizado en el ballet clásico.

La importancia de los brazos reside en que forma parte del centro de expresividad.

En los brazos, la energía y por tanto el movimiento parten del hombro, donde se encuentra el centro del movimiento por sí mismo del miembro superior, que va fluyendo por el brazo y el antebrazo hasta llegar a la mano. Como elemento estético, el miembro superior alarga las líneas del cuerpo, además de ser especialmente elocuente en lo que a expresión se refiere. La posición y movimiento de los brazos es sin duda un elemento estético, por este motivo, dentro de la mecánica y estructura de la dinámica y el equilibrio desempeña dos funciones, referidas a la estética y a la mecánica del equilibrio.

Las manos, aunque actúan frecuentemente con los brazos, son en sí mismas extremadamente delicadas y sensibles, tanto en su función transmisora como receptora. Las manos pueden tomar contacto con el mundo exterior fácilmente: recogiendo, apretando, presionando, y un gran número de acciones más. La mano es un segmento del miembro superior que se encuentra normalmente libre y relajado, en mayor grado que el codo, el cual se mantiene más tenso para aumentar esta sensación de ingravidez para la mano.

La posición académica de la mano para la danza se caracteriza por un discreto uso de las amplitudes particulares que dan como resultado el aspecto de una mano relajada sostenida por el antebrazo. A nivel de la muñeca tiene lugar una ligera flexión, mientras que las articulaciones metacarpofalángicas realizan un discreto movimiento de separación, asociado a la relajación de la palma de la mano. El movimiento en los dedos para la mano “clásica” tiene lugar básicamente en las articulaciones metacarpofalángicas.

Las posiciones del miembro superior en danza se trabajan con el hombro estabilizado, desplazado hacia atrás. Esto quiere decir que se levanta el brazo, pero este movimiento no se ve acompañado por una elevación máxima de la clavícula. La elevación del brazo se manifiesta en la misma a través de un giro sobre su propio eje.

El objetivo es estabilizar la cintura escapular, muy móvil, para asegurar así el control en los movimientos, pues esta posición de referencia para la cintura escapular es clave para fijar la correspondencia entre un hombro y otro para conseguir de este modo la armonía buscada. Fuente Revista Lidia.

Estudio Ballet Barcelona®
Prof. Carolina de Pedro Pascual
www.ballet.barcelona
Danza Ballet® Vagánova
Body Ballet® & Detox Ballet®

Maya Plisétskaya.