Cascanueces, el ballet de la Navidad

Publicado hace 1 hora por Body Ballet

Tradicionalmente expuesto en la época de las fiestas y sinónimo de gran espectáculo de cuento de hadas con su suntuoso paisaje y deslumbrantes danzas de carácter, la obra de Ballet el Cascanueces nació el 6 de diciembre de 1892 en el escenario del Teatro Marinsky de San Petersburgo.

El año anterior, Ivan Vsevolojski, director de los Teatros Imperiales de Rusia, había propuesto al dúo Petipa-Tchaikovsky, después del éxito de la Bella Durmiente, crear juntos un segundo ballet.

Ya había elegido el argumento del “Cascanueces de Núremberg” de Alexandre Dumas, inspirado en la fantástica historia de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (1776-1822), El Cascanueces y el rey de los ratones.

Ni Tchaikovsky ni Petipa fueron atraídos por el tema, y juntos rechazaron la comisión.

Petipa sentía que el cuento no era adecuado para un espectáculo brillante y, sobre todo, no era apto para la danza clásica, ya que el protagonista, un niño, difícilmente podía ser utilizado como soporte para un papel de bailarín. En cuanto a Tchaikovsky, él encontró que el tema era demasiado. A pesar de todo esto, frente a la insistencia de Vsevolojski, los dos hombres capitularon y se pusieron en marcha el proyecto, pero sin ningún entusiasmo por su parte.

El primer intento de Petipa termina en todo y por todo lo que hoy conocemos del 1er Acto.

La presentó sin convicción a Vsevolojski, quien le convenció para que continuara su investigación para desarrollar el ballet, lo que le dio al coreógrafo la idea de prolongar la trama creando el reino imaginario del Hada Dragee, pretexto para todo el segundo acto.

Tantos dulces no se hicieron para complacer a Tchaikovsky que trató de persuadir a Petipa para que volviera a la historia original de Hoffmann, porque la versión de Dumas mucho más endulzada era la que no mencionaba un cuento en el cuento que le hubiera permitido, relanzando la acción, componer un segundo acto mucho más dramático.

Petipa, que tuvo que obedecer este requisito imparable: emplear a un gran número de bailarines, al final fue bastante bien de este espectáculo final con sus muchas variaciones, y el proyecto finalmente se materializó en esta forma.

Cascanueces Tchaikovsky y Petipa

Tchaikovsky comenzó a sumergirse sin entusiasmo, porque sentía que estaba escribiendo música que no provenía de su corazón. Pero con el tiempo, probablemente siguió jugando el juego de todos modos, ya que escribió estas líneas: “Una obra que revela una riqueza de invenciones melódicas inigualables en la música de ballet”.

A un amigo que le había apostado que no sería capaz de escribir una melodía basada en el resto de las notas de la octava, Tchaikovsky le preguntó si la octava debía ser ascendente o descendente, y como esto aparentemente no tenía importancia, el resultado de la apuesta era el gran adagio del paso a dos del Acto II.

Una música melancólica de gran belleza que contrasta con la atmósfera festiva del conjunto, ya que fue compuesta por Tchaikovsky en memoria de su hermana que murió poco antes de la composición del ballet.

Para el relato corto, también cabe destacar en la partitura del Cascanueces que apareció un nuevo instrumento que el compositor descubrió en París: el Celesta, y que eligió para caracterizar al hada Dragee por sus delicadas sonoridades.

Cuando terminó su trabajo, Tchaikovsky no estaba convencido del resultado y tuvo una crítica severa.

¿Quién era el coreógrafo de ballet que sigue siendo objeto de debate para algunos?

Es cierto que Marius Petipa recibió la orden y comenzó a trabajar en agosto de 1892. Desgraciadamente, se enfermó y fue su ayudante durante 7 años, Lev Ivanov, quien se hizo cargo. Y, aunque a menudo citado como el único coreógrafo, las narraciones de la época muestran que sólo fue secundado por Petipa, que siguió siendo el único maestro de la obra.

Sin embargo, la obra fue terminada y en la noche del estreno, la orquesta fue dirigida por el director habitual del Teatro Marinsky, Ricardo Drigo, y Sergei Legat y Stanislava Belinskaya aparecieron en los primeros papeles.

Historia del Cascanueces

Esa noche ha sido un doble estreno para Tchaikovsky, porque el Cascanueces ha sido la segunda parte de un espectáculo cuya apertura era una ópera para la que también había sido encargado.

La ópera recibió una acogida mucho más cálida que el ballet y el compositor volvió a estar amargamente decepcionado: “La ópera era obviamente apreciada, pero no el ballet. Los periódicos, como siempre, me han denigrado cruelmente”

No fue hasta unas décadas más tarde que el actor de ballet más popular, que ciertamente se ha convertido en el ballet más popular, comenzó su prometedora carrera en todo el mundo.

La obra de Ballet el Cascanueces

Es un objeto inesperado que este Cascanueces con forma humana, que está en el corazón de la trama y cuyo origen es curioso: Se dice que un rico agricultor alemán que había organizado un concurso prometiendo una recompensa para que le ofrecieran el mejor objeto para abrir sus nueces, fue un títere que lo tomó con una adaptación de sus propias muñecas. Recibió entonces una gran suma de dinero con la que abrió una tienda en la que continuó fabricando estos originales cascanueces, figurillas de madera a veces muy grandes, que representaban a soldados, gendarmes o incluso notables del país, y cuya moda se difundió muy rápidamente.

Y con un poco de imaginación, ¿por qué no soñar que un día una de estas creaciones no puede cobrar vida?

En el texto original de Hoffmann, la historia es un cuento de pliegues oscuros, donde los avivamientos de la infancia son perturbados por el inconsciente prohibido. Pero en la versión simplificada de Petipa del Cascanueces, una niña pequeña, Clara (Marie en Hoffmann’ s) simplemente busca escapar por el sueño del pequeño universo burgués que la rodea, sin otra ambición que crear un cuento de hadas.

Diferentes versiones del Cascanueces

  • Todas las versiones de El Cascanueces (y hay muchas de ellas…) no son iguales, porque son posibles varias lecturas de la historia, desde un simple cuento de hadas, pasando por el despertar de una joven a la que amar para llegar hasta la exploración freudiana del inconsciente.
  • La gama es amplia y entre las más famosas se encuentra la versión Balanchine, donde, al igual que en la versión de Petipa, no hay trama romántica, pero los eventos fantásticos son reales y Clara y su príncipe van hasta el final en un trineo.
  • En la mayoría de las otras versiones siempre hay una referencia a un romance naciente entre Clara y el Príncipe, cada una de ellas reformulando la historia a su manera.
  • Patrice Bart reescribe completamente el guion: Clara fue secuestrada por revolucionarios rusos y vive en una familia adoptiva. El Cascanueces la salva por segunda vez del secuestro, y en el segundo acto encuentra a su madre.
  • Para Matthew Bourne, la historia se desarrolla en un orfanato.
  • John Neumeier, para el ballet de Frankfurt, ha creado una versión inspirada en el mundo de la danza clásica, donde Clara, una joven bailarina cuya hermana mayor ya es una estrella, vivirá su sueño de éxito gracias al Cascanueces.
  • Atormentado por la muerte de su madre, Maurice Béjart a su vez nos muestra una coreografía muy autobiográfica, llevándonos a un circo donde es la madre muerta de un niño que cobra vida en la noche de Navidad.
  • Y cuando Nureyev vuelve a leer, mientras sigue el patrón clásico, se sumerge en el universo freudiano donde Drosselmeyer y el Cascanueces son uno, sugiriendo la fantasía del hombre madurado para la joven.
  • Al imaginar su Cascanueces, Petipa no tenía otra ambición que crear un cuento coreográfico destinado principalmente a los niños y si consideramos las relecturas que se hicieron de él (en particular los cambios psicológicos) podemos ver que no tienen nada que ver con el original y no atraería a este calificativo crítico (de todas las pruebas no muy “fan”…).

De todos los ballets de Cascanueces, quizás el que tiene más versiones, incluso los que siguen la estructura y el marco básicos, es el que tiene más versiones. Por la sencilla razón de que no es el libreto el que lleva el ballet, sino la música. Una música excepcional que lleva la imaginación y en la que todo es posible.

Fuente ballet.altervista.org

Estudio Ballet Barcelona®
Carolina de Pedro Pascual
www.ballet.barcelona
Danza Ballet® Vagánova
Body Ballet® & Detox Ballet®
– Desde 2003 –

El Cascanueces, Bolshoi Ballet.