Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan de Ashton.

Publicado hace 4 semanas

El tributo de 1976 de Frederick Ashton crea a la bailarina vestida lujosamente en el suelo, vestida con una túnica de color coral dibujando, con los dedos de la mano, ondas en el suelo. La creación de Ashton se destila en cinco valses de piano de Brahms, refractados a través de una lente clásica que combina deslizamientos de ballet con inflexiones de la marca Duncan: puños cerrados, piernas arqueadas, posturas recogidas y brazos abiertos.

Es una oda a la artista en su forma más lírica. Poeticismo, resplandeciente mientras Isadora agita un dosel y esparce pétalos por el escenario.

Así comienza Five Brahms Waltzes in the Manner of Isadora Duncan, del coreógrafo británico Frederick Ashton, quien vio bailar a Isadora y quedó profundamente afectado e inspirado por su concepto radical de movimiento.

Cuando Frederick Ashton vio a Duncan en 1921, él todavía era un adolescente y la ya legendaria bailarina tenía 44 años demasiado maduros. Su dieta preferida de Pommery 1911 había comenzado a pasar factura: «¿Cómo se puede bailar con limonada?». Su vestuario estaba viejo, y con roturas. Sin embargo, Ashton quedó cautivado. Con su memoria privilegiada para el movimiento, pudo crear un solo de Duncan para Lynn Seymour más de 50 años después. Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan fue bailado el martes por la exdirectora del English National Ballet Begoña Cao y presentado por Camille Andriot (ella misma entrenada por Seymour).

El principal recuerdo de Ashton fue la «enorme gracia y el enorme poder» de Duncan y una carrera en la que «se dejó atrás». Cao da la nota correcta de alegre abandono con un circuito extático del escenario, tres metros de gasa ondeando a su paso. El breve trabajo de Ashton forma la pieza central, y en gran medida lo más destacado, de Isadora Now, el homenaje de Viviana Durante Company al pionero estadounidense de la danza moderna.

Isadora Duncan (1877-1927) fue un verdadero espíritu libre. Inspirada por los ideales de la antigua Grecia, cambió los corsés y las restricciones del ballet clásico por túnicas griegas fluidas y sandalias ligeras o pies descalzos. Desarrolló un nuevo estilo de movimiento que reflejaba los impulsos de la naturaleza, como el mar y el viento.

Como dijo Duncan: «La bailarina no bailará en forma de ninfa, ni hada, ni coqueta. . . ella bailará la libertad de la mujer.»

Isadora Duncan Legacy en Facebook legadoIsadoraDuncan

Begoña Cao in “Five Brahms Waltzes in the Manner of Isadora Duncan“ by Viviana Durante Company. Photograph by David Scheinmann, 2020. London.

Begoña Cao in “Five Brahms Waltzes in the Manner of Isadora Duncan“ by Viviana Durante Company. Photograph by David Scheinmann, 2020. London.

Begoña Cao in “Five Brahms Waltzes in the Manner of Isadora Duncan“ by Viviana Durante Company. Photograph by David Scheinmann, 2020. London.