Cisne blanco y Ballerinas

Publicado hace 2 mins por Body Ballet

Desde hace siglos los críticos comparan a las bailarinas de ballet con ángeles y otras criaturas míticas e ingrávidas.

El símbolo más asociado con la bailarina clásica es un cisne blanco, el ave más tierna y dulce.  Y ya que el ballet clásico se considera un arte, ‘cisne blanco’ se convirtió en una metáfora de las bailarinas clásica.

¿Qué contribuye en el mundo de la danza clásica a que “El lago de los cisnes” sea el ballet más apreciado de todos los tiempos?

Por más que su hechizante historia recorre toda la gama de emociones humanas, el consenso popular se inclina a señalar la música de Piotr I. Tchaikovsky, “el más admirado compositor de música de ballet en la tradición clásica que jamás haya existido”, como la mayor responsable, por estar repleta de ricas melodías muy apropiadas para danzar, y sumamente bellas y agradables de escuchar.

Por otra parte, comenzando por las notas del tema melancólico y misterioso del oboe, que anuncia la presencia de la princesa-cisne junto al lago, los ritmos, ya sean rápidos o lentos, han inspirado (y aún inspiran) coreografías líricas, fluidas, y hasta un tanto dramáticas –si se quiere–que ofrecen gran oportunidad de lucimiento a los intérpretes. Fuente bailarinas.eu