Ejercicio de ballet para los brazos y la espalda

Publicado hace 6 min por Body Ballet

Las bailarinas de ballet no sólo son famosas por tener estilizadas figuras y unas piernas de acero, sino también por unos brazos largos y definidos.

Si nos preguntan, las extremidades lo son todo a la hora de mostrar delicadeza tanto dentro como fuera del escenario. ¿Te encantaría tener brazos así? No te preocupes, aqui te mostramos una rutina especial dedicada a combatir cualquier tipo de flacidez. ¿Lo mejor? ¡Está inspirada en el Lago de los Cisnes!

Imagina movimientos precisos y definidos que atacarán de inmediato el tejido adiposo de tus brazos. Este set de ejercicios combatirá todo signo de flacidez en bíceps, tríceps y antebrazo. Tu espalda saldrá beneficiada, pues con esta rutina estarás quemando y fortaleciendo los músculos de hombros, tronco y trapecio.

¿Lista para comenzar?

1 – De pie con las piernas estiradas, el cuello y los hombros relajados. Los abdominales y los glútelos están contraídos. Coloca los brazos en el aire, luego bájalos a la segunda posición y levántalos desde el codo. Repite la secuencia 30 veces, lo suficientemente rápido.

2 – Con la espalda recta, los brazos en segunda posición, dobla los codos para llevar las manos a los hombros y luego estirar los brazos hacia cada lado nuevamente estirándote tanto como sea posible. El movimiento debe ser amplio, aireado y sólido. Los hombros y el cuello permanecen relajados y hacia bajo. Secuencia de 30 veces, lo suficientemente rápido.

3 – Continúa con los brazos en la segunda posición, las palmas de las manos hacia arriba, luego levanta los brazos manteniendo los codos doblados. Extiende los brazos hacia arriba y regresa a tu posición original moviendo los brazos hacia abajo por los codos. Secuencia de 30 veces, lo suficientemente rápido.

4 – Relax!

Estudio Ballet Barcelona®
Carolina de Pedro Pascual
www.ballet.barcelona
Danza Ballet® Vagánova
Body Ballet® & Detox Ballet®
– Desde 2003 –

© Extrait du livre Fit’Ballet d’Octavie Escure, aux éditions Hachette Forme. Photo Virginie Kahn