“Esmeraldas” de George Balanchine

Publicado hace 5 días por Body Ballet

George Balanchine fue uno de los coreógrafos más emblemáticos del ballet neoclásico, si no el que más, y su huella está presente incluso en artistas de la danza que, conscientemente, no se lo han planteado. Joyas es una pieza ejemplar para ilustrar su talento como puente entre culturas y épocas.

Joyas destaca primero por su calidad de ballet en tres actos sin narrativa. La música, siempre en primerísimo plano en las creaciones de Balanchine como referencia, marca el carácter de cada sección. Se cuenta que el coreógrafo se inspiró para la creación de Joyas (Joyaux, en francés) en el escaparate de la gran joyería Van Cleef & Arpels, donde un día, camino del teatro, se paró para admirar las vitrinas, cada una dedicada a una gema preciosa distinta: esmeraldas, rubíes y diamantes.

Según la anécdota, la intensa curiosidad del señor que se quedaba mirando con tanta insistencia a las vitrinas a pesar de la lluvia empezaba a inquietar a las dependientas. Cuando un joven apuesto (acompañado discretamente por dos guardias de seguridad) le abrió la puerta y le invitó a entrar preguntándole por su interés en las joyas, Balanchine se presentó. El joven resultó ser Van Cleef hijo que, cuando se enteró de la identidad del curioso, se confesó gran admirador de todos los ballets del coreógrafo georgiano.

Para el primer acto, “Esmeraldas”, Balanchine utiliza la música de Gabriel Fauré de su Péleas et Mélisande y Shylock, para plasmar la esencia de la Francia elegante que se refleja en la moda y los perfumes de los grandes coutouriers. Lo creó pensando en la gran bailarina francesa Violette Verdy. Dividido en ocho secciones, está estructurado alrededor de dos parejas de solistas (Verdy, Conrad Ludlow, Mimi Paul, y Francisco Monción en el elenco original), un trío y un cuerpo de baile de diez intérpretes.

Los tonos verdes del vestuario y de la iluminación, y el delicado carácter lírico de la coreografía sugieren un mundo onírico que recuerda a las grandes obras del repertorio del ballet romántico.

The late, great Violette Verdy in costume for George Balanchine’s “Emeralds,” photo by Martha Swope; New York City Ballet principal Tiler Peck, in costume for the same role, photo by NYCB soloist Craig Hall.