La Semana de la Moda de París arrancó con Christian Dior

Publicado hace 13 min por Body Ballet

La Semana de la Moda de París arrancó con Christian Dior, quien abrió la pasarela en la que desfilaran 78 firmas para la temporada primavera-verano 2019.

El desfile de Dior en París es una colección inspirada en el mundo de la danza contemporánea, una oda a la danza como “movimiento liberador” del cuerpo y el espíritu.

La directora artística de la firma, Maria Grazia Chiuri, decidió cambiar el habitual decorado del museo Rodin por el hipódromo de Longchamp, en pleno Bois de Boulogne, el gran parque construido en el siglo XIX.

Una famosa cita de Isadora Duncan presidía la entrada del desfile, que tuvo lugar en un cubículo gigante plantado en medio de la naturaleza. “La danza es el movimiento del universo concentrado en un solo individuo”, rezaba.

A la entrada del show, una pared con frases de bailarinas que en su día desafiaron los límites de la tradición como Sharon Eyal o Isadora Duncan reciben a los invitados. “Bailad, bailad, si no, estamos perdidos”, reza una de Pina Bausch.

No es la primera vez que Chiuri se inspira en el ballet y sus rentables códigos de vestuario. Ya lo hizo en su etapa junto a Pier Paolo Piccioli cuando estaba al frente de Valentino y algunas de las ideas vistas hoy, como los románticos corpiños de tul y los etéreos tutús, ya habían asomado en alguna de sus colecciones en Dior.

El show tiene la sensación de estar presenciando algo más parecido a una performance. El escenario: una gran caja negra construida para la ocasión con una sobria tarima de madera en el centro. El desfile ha empezado completamente a oscuras, con una lluvia de pétalos blancos que ha dado paso a ocho bailarines que ya no abandonaron el escenario. Una coreografía a cargo de Sharon Eyal que se movía entre lo poético, lo animal y lo desafiante, forzando en ocasiones los límites de lo confortable, ha acompañado a las modelos durante todo el show, que ha terminado con electrónica a todo volumen.

Se han recordado los vínculos históricos de la maison con la danza, personificados en la relación que tuvo Monsieur Dior con la cliente y bailarina Margot Fonteyn.

La colección explota todo el vestuario de la bailarina: el body, las mallas, los tops con rejilla, tutús largos y cortos, faldas plisadas… y aunque la gama de negros, nudes, ocres y empolvados han sido los protagonistas de una colección grácil, sencilla y muy llevable, también se ha atrevido con los estampados tie dye, degradados e incluso algunos motivos caleidoscópicos, sin olvidar los trajes de chaqueta y pantalón.

Han brillado sobre todo los vestidos largos de aires helénicos con plisados que no habrían disgustado a la maestra del género, Madame Grès. Y las bailarinas de lazo con tacones de plexiglás apuntan a hit.

La colección primavera/verano 2019 cuenta con los diseños de Maria Grazia Chiuri. REUTERS

El vestido que cerró la colección presentada por Dior. REUTERS

Uno de los modelos de Dior, en el desfile de ayer de la Semana de la Moda de París. REUTERS