Guía de ejercicios detox ballet para principiantes

Una simple rutina de ejercicios para principiantes.

Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio. Incluso si jamás has estado apuntada a un gimnasio, no has hecho ni un abdominal en tu vida y ni siquiera tienes unas zapatillas de danza en tu armario. No pasa nada, todos hemos sido principiantes alguna vez, y todavía estamos a tiempo de introducir ejercicios en nuestra rutina, ya sea para alcanzar unos objetivos concretos -como perder grasa, ganar resistencia o tonificar los músculos-, como si simplemente queremos llevar un estilo de vida más sano.

Conde Nast via Getty Images

Combina cardio y fuerza

Es una recomendación general para todas las personas que practican ballet, pero hacer uno sin el otro es un error generalizado entre quienes empiezan a hacer ejercicio. Un error muy común en principiantes es centrarse únicamente en cardio, dejando de lado los ejercicios de fuerza, los cuales son fundamentales en cualquier entrenamiento. A la hora de trabajar la fuerza es esencial incidir en la progresión de las cargas y los pesos utilizados, para no empezar de golpe con una carga o peso excesivos.

Presta atención a la técnica

Empezar a entrenar sin dominar la técnica es un error muy habitual. Una correcta ejecución del ejercicio previene lesiones y consigue que se trabaje el músculo en cuestión para llegar a alcanzar los objetivos deseados. Por eso, siempre recomiendo que, si tienes dudas sobre cómo realizar un ejercicio, no te cortes y pide ayuda a un profesional.

Adquiere el hábito

Si no estás aclimatada a hacer ejercicios, es fácil que acabes abandonando al poco tiempo si te impones metas demasiado ambiciosas. Lo más importante es adquirir el hábito. Entrenar tres días a la semana durante aproximadamente una hora y a una intensidad moderada. Una vez que la persona se acostumbre al entrenamiento, será el propio cuerpo quien le pida aumentar el número y la intensidad.

No te compares

Es habitual que nos equiparemos a otras personas, pero el progreso de cada uno es diferente, y esa comparativa puede hacer que nos desanimemos. Al igual que las rutinas de entrenamiento deben ser personalizadas, el progreso también depende de cada individuo. No todos evolucionamos igual y en el mismo tiempo. Fuente Vogue España.

Franco Rubartelli/Conde Nast via Getty Images